Impresión 3D doméstica cada vez más fácil

Investigadores de la Universidad de Waseda han desarrollado un proceso para mejorar drásticamente la calidad de los productos de resina impresos en 3D. El proceso combina la textura de la superficie y una mayor rigidez estructural mejorado en gran medida y con menor coste, menor complejidad, un uso más seguro de los productos químicos disolventes y la eliminación de los residuos de polvo molesto.

Eligieron el tipo de impresora 3D para el modelado por deposición fundida (FDM), cuyo costo relativamente bajo hace que sea más adecuado para su uso en el hogar. Después abordaron la cuestión de la nervadura de la superficie, aspecto rugoso debido a las ranuras entre las capas de material de resina aplicada.

Los dispositivos de pulido para estas nervaduras añaden complejidad y costo de la máquina, y la captura y eliminación del polvo generado una mayor complicación, por lo que toda la máquina es poco práctica para el uso doméstico. Otro método existente para el acabado utiliza disolventes vaporizados para fundir y alisar la superficie de la pieza impresa. Este método tiene la ventaja de la captura de algunos de los materiales disueltos en el fondo de las ranuras, lo que mejora la suavidad y la integridad estructural con menos resina desperdiciada. Sin embargo, la complejidad de la máquina, la disolución indiscriminada de toda la superficie y la manipulación de grandes cantidades de disolventes inflamables son problemas importantes.

El nuevo método de 3D-CMF tiene importantes ventajas sobre los anteriores, y promete llevar la impresión en 3D a una posición comercial mucho más atractiva. El 3D-CMF elimina menos material, creando menos residuos y lograr la conformación más precisa. Además utiliza menos disolvente para una mayor seguridad y menor coste. Además, las puntas del rotulador se pueden cambiar para aumentar aún más la precisión de conformación de la superficie.

Fuente: Universidad de Waseda.

Por otra parte, un nuevo tipo de impresora 3D se ha probado en el Campus Sliperiet, de la Universidad de Umeå. Suspendida en delgados hilos de pesca, ‘Hangprinter’ está haciendo una torre de Babel como parte de la iniciativa de I+D. La máquina que han creado no depende de una caja ni de carriles; la impresora en cambio se puede conectar a cualquier superficie estable, abriendo una serie de oportunidades.

Hangprinter Presentation from Torbjørn Ludvigsen on Vimeo.

«Por lo que yo sé, la HangPrinter es la única impresora 3D de su tipo. Hay robots cabrestantes impulsados en paralelos y otras impresoras 3D impulsadas por cable, pero el HangPrinter es la único en la que todas las partes, excepto la fuente de energía, están montadas en el dispositivo móvil, y que puede utilizar las estructuras existentes (en este caso las paredes) como un marco «, dice Torbjørn Ludvigsen, inventor de la HangPrinter.

Torbjørn Ludvigsen comenzó a trabajar en el HangPrinter cuando todavía era estudiante en la Universidad de Umeå, y el motivo inicial para el diseño de una impresora que cuelga fue reducir los costes de producción: el marco o cuadro era casi la mitad del costo de la final de la impresora 3D, y pensó que podía prescindir de él. Ahora ha demostrado su viabilidad con un primer prototipo el año pasado y ha ido mejorando el método y el dispositivo desde entonces. La impresora se puede montar por alrededor de unos 200 euros, una fracción del coste de otras impresoras de gran formato.
Fuente: Umeå University