Importancia del consumo energético en las empresas tecnológicas

Los gigantes tecnológicos como Google, Apple, Facebook o Cisco están incluyendo en sus prioridades estratégicas el factor energía, llegando a invertir ingentes recursos en la investigación de renovables y fuentes alternativas. ¿Significa eso una mayor conciencia con los objetivos medioambientales firmados por las naciones en la reciente cumbre de París? No exactamente.

Sorprendentemente, la ecología depende ahora más del ahorro de costes que supone para la industria ser más eficiente en sus demandas, que de los efectos globales que se quieran evitar. Bienvenida sea esta nueva visión que beneficia a todos.

Recientemente, Dow Chemical ha informado que gracias a sus inversiones en TIC sostenibles ha sido capaz de ahorrar energía suficiente como para alimentar todos los hogares de California durante 20 meses. Unos 2 Billones de dólares.

 

En 2015, Cisco Systems desplegó 1.500 sensores inteligentes de temperatura y energía en las instalaciones de uno de sus fabricantes en Malasya. Tras la experiencia, su vicepresidente John Kern compartió los datos del resultado asegurando que habían detectado la forma de ahorrar energía hasta el 30% de la empleada actualmente, lo que supondría un ahorro de 1 millón de dólares por año. Sorprendentemente, Kern reveló que hasta la implementación de esos sensores, no sabían exactamente cómo y en qué estaban gastando tanta energía. Algo totalmente irracional cuando se trata de su principal coste variable, como ocurre con los grandes centros de datos de los gigantes tecnológicos de los que hablábamos al inicio del artículo.

La capacidad de proceso de datos y equipos computacionales dependen en gran medida no sólo de la tecnología, sino de su consumo energético interminable y las necesidades de refrigeración.

Entre las medidas que están tomando estos responsables para reducir esos consumos, según SevOne, es la gestión del flujo de aire o la refrigeración por líquido o impulsores de ventilador de velocidad variable. Otra de las alternativas propuestas es la implementación de unidades de distribución de energía inteligente que no solo proporciona la alimentación a los equipos TI sino que recaba datos sobre el consumo.
En un informe elaborado por Andrew Winston junto a George Favarolo (PwC) y Tim Healy, CEO de EnerNOC, se propone una nueva visión estratégica del tratamiento de la energía como materia prima de las empresas tecnológicas. Por ejemplo:

Todos los especialistas coinciden en la importancia de utilizar sensores inteligentes en toda la cadena de valor, lo que gracias a la tecnología M2M no sólo es posible, sino que se aplica de forma remota en cualquier escenario con dispositivos IoT integrados desde en redes de alumbrado público hasta contadores domésticos de agua.

 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=6Sq2EVd1Ol8[/youtube]