Del pedido al pago móvil, claves de la nueva hostelería y retail

En USA la cuarta parte de los restaurantes de comida para llevar acepta pedidos on line. Esto supuso un ahorro de costes pero especialmente de operatividad y eficiencia: se mejoró la precisión de los pedidos y la productividad de empleados dedicados al core del negocio —preparar comida— y con ello aumentó de volumen de ventas y del ticket medio.

El estudio elaborado por la Universidad de Cornell puede descargarse libremente aquí.

Mientras que el pedido online, o la reserva, se canaliza cada vez más hacia plataformas on line, ya sea la web o app del restaurante, portales sectoriales o redes sociales, queda la integración del proceso de pago o de selección del menú directamente en el local. Existen aplicaciones de smartphone que permiten controlar todo el proceso desde la mesa sin necesidad de ser atendidos por un maitre.

Entre los restaurantes de comida para llevar, de nuevo son las pizzerías los más adelantados. En Domino’s se puede solicitar con un simple sms o un emoji de la pizza y desde la app propia sin hacer clic. Pizza Hut y Papa John también avanzan en este terreno.

Starbucks lanzó su pago móvil hace un año y ya representa el 5% de las ventas, llegando al 20% en las horas puntas en muchas de sus tiendas y se espera que no deje de crecer ya que la cuerta parte de todos los pagos ya provienen de smartphones.

Otras compañías que están implantando el pago por móvil son Dunkin’Donuts, Chick-fil-A o Taco Bell. McDonalds ha iniciado las pruebas y asegura que será su prioridad para los próximos meses.

Las visitas tienden a aumentar debido a que la tecnología hace que sea más fácil repetir una orden de forma automática, mientras que los pedidos de bebidas de reposición, personalizados o actualizados, conducen a un aumento de las ventas. La app Dunkin’Donuts permite a los clientes pedir hasta con un día de antelación y seleccionar una tienda favorita.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=8UTyusMA2Pk[/youtube]

Además de un impulso de ventas esperado, los datos recogidos de aplicaciones de pedidos móviles pueden arrojar luz sobre la composición de los clientes. Los responsables de Starbucks pretenden además utilizar todos los datos generados para comercializar nuevos productos en tiempo real, con promociones puntuales.