Cómo los videojuegos ayudan a la ciencia

Los jugadores del popular juego on line Foldit vencieron a científicos, estudiantes universitarios y hasta los algoritmos de ordenador en un concurso destinado a ver quién era capaz de indentificar la forma de una proteína en particular. Con eso, se demostraba que las capacidades de las personas acostumbradas a entornos 3D son superiores en algunas áreas a los conocimientos científicos, lo que puede ayudar al progreso.

Los grupos que tomaron parte en la competición para interpretar los datos bioquímicos con el fin de descubrir la estructura de la proteína incluyeron 469 jugadores del videojuego Foldit, dos cristalógrafos capacitados, 61 estudiantes de la UM que utilizaron un programa de modelado por ordenador en clase, y dos algoritmos informáticos independientes.

El responsable del experimento cree que va a motivar a los estudiantes a aprender sobre un tema muy complicado gracias a la diversión y competitividad del juego. «Pasamos semanas y semanas tratando de interferir en esta cerebros de los estudiantes y jugadores de Foldit aprender de forma natural porque es divertido”, concluye.

Los estudiantes y profesionales trabajaron de forma independiente, lo que refleja la norma para los científicos dedicados a la construcción de modelos, mientras que los ganadores, los jugadores de videojuegos, tomaron un enfoque más colaborativo. El resultado superior a los jugadores sugiere que la colaboración es de gran ayuda en el logro de los mejores resultados.

Cada función del cuerpo involucra proteínas y la comprensión de cómo funcionan es una importante cuestión científica. A tal fin, el estudio también encontró que el análisis de la proteína empleada en la competición descubrió una nueva familia de proteínas que parece estar implicada en la prevención de la formación de placa, que está relacionada en enfermedades como la enfermedad de Alzheimer.

 

Así se expresa, parafraseando a Gabriel Celaya, Gonzalo Frasca, Doctor en Videojuegos por la Universidad de Copenhage y catedrático de la materia en la Universidad ORT de Uruguay, quien cree que los videojuegos sirven para mucho más que entretenerse: «“se puede aprovechar la estructura de simulación que ofrecen los videojuegos e incorporarla en todos los ámbitos: educación, política, periodismo, religión, etcétera”.

Si quieres conocer más de su visión, puedes escucharle en la entrevista concedida a El País ONE.

[youtube]https://youtu.be/TYhSJp1mzAo[/youtube]

 

Fuente: Michigan University.