Las grandes tecnológicas consolidan su liderazgo tras dos años de pandemia

Las grandes tecnológicas han logrado extender a 2021 los beneficios récord que cosecharon durante 2020, el peor año de la pandemia. Lo han hecho gracias a los cambios de hábitos por los confinamientos y el auge del teletrabajo y de los servicios asociados a Internet. Amazon, Google, Apple y Microsoft han presentado en los últimos días resultados con fuertes ganancias, que han reforzado aún más su hegemonía bursátil. Facebook, por contra, ha sido la más penalizada en Wall Street ante el temor a que, aunque el pasado año ganó un 43% más, su negocio como red social haya tocado techo y su gran apuesta de futuro, la realidad virtual, tarde demasiado en llegar. A pesar de algunas inquietudes y puntos débiles, las grandes tecnológicas siguen consolidando su supremacía, en comparación con otros sectores económicos, tanto en rentabilidad como en volumen de negocio.

El avance de Amazon es de los más llamativos. Los problemas en las cadenas de suministro y la escasez de mano de obra en Estados Unidos no impidieron al gigante del comercio electrónico duplicar sus beneficios del cuarto trimestre e incrementarlos un 56% en el conjunto del año, hasta los 33.364 millones de dólares (29.127 millones de euros). Factura ya 469.822 millones de dólares (la tercera parte del PIB español), un 21,7% más que en 2020. Y ha anunciado un incremento del 17% en la cuota que pagan sus clientes por sus servicios prime a causa del alza de “salarios y los costes de transporte”. Los problemas globales en las cadenas de suministro habían marcado el escepticismo de los inversores de Amazon en los últimos meses, pero no ha sido así: la acción registró este viernes un incremento cercano al 13%.

Facebook (rebautizada Meta en octubre tras el escándalo desatado por la filtración de documentos internos que sacaban a la luz prácticas cuestionables) ha batido un récord esta semana en la Bolsa, pero en negativo. La compañía fundada por Mark Zuckerberg veía el jueves cómo su valor se reducía en 250.000 millones de dólares, la mayor caída en términos absolutos registrada hasta la fecha, a pesar de que el beneficio neto en 2021 creció un 43%. El dato que más preocupa a los inversores es que, por primera vez en 18 años, el número de usuarios activos de sus redes sociales ha retrocedido. Una tendencia inquietante para una empresa tan dependiente de los ingresos publicitarios (representan un 98%), que ha hecho poco por diversificar sus negocios hacia otras actividades como la nube. O lo ha intentado sin éxito, como su proyecto para desarrollar una criptomoneda. Además, los cambios introducidos en 2021 por Apple, que pregunta a los usuarios de sus móviles si quieren que la aplicación que van a descargar siga sus movimientos con fines publicitarios, ha perjudicado significativamente a Facebook (supuso 10.000 millones de dólares menos en sus ingresos el año pasado).

El hecho de que la gran apuesta de futuro de Meta, el metaverso o universos de realidad virtual, vaya a tardar diez años en construirse, como ha reconocido la empresa, no lleva a la calma a los analistas. Estos no ocultan su inquietud ante la posibilidad de que Facebook haya tocado techo y sus usuarios sigan marchándose a la competencia (TikTok y Snapchat).

“Han cometido un error clásico al cambiar el nombre de la compañía para dar relevancia a otro negocio que todavía no existe”, dijo el jueves Ritholtz Wealth, consejero delegado de la firma de inversión Josh Brown, en medios estadounidenses. Otros observadores de los mercados, como el periodista especializado en tecnología Alex Kantrowitz, opinan que a Facebook no le queda otra que apostar por el metaverso, porque la alternativa puede ser peor. Jared Weisfeld, de la firma Jefferies, coincide: “Mark Zuckerberg está comprometido con el metaverso y ese es el futuro de la compañía”.

También es muy dependiente de la publicidad Alphabet, empresa matriz de Google, que tuvo el año pasado un beneficio neto de 76.033 millones de dólares (67.141 millones de euros), casi el doble que los 40.269 millones de ganancias obtenidas un año antes. La empresa del buscador online más usado del mundo facturó durante el año pasado 257.637 millones, en su inmensa mayoría provenientes de la publicidad, muy por encima de los 182.312 ingresados entre enero y diciembre de 2020. Google también ha anunciado un split de sus acciones (dividirá cada una de ellas en 20 títulos), lo que hará más accesible invertir en ellas (ahora una se cotiza a unos 2.830 dólares y pasarán a 140 cada una).

El gigante tecnológico Microsoft se anotó un beneficio neto de 18.765 millones de dólares en su segundo trimestre fiscal, finalizado en diciembre, un 21% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior. Los analistas valoran que la empresa ha sabido diversificar su negocio hacia los servicios en la nube, y también busca ganar presencia en el suculento mercado de los videojuegos, como muestra la reciente compra de Activision Blizzard, empresa responsable de éxitos como Call of Duty.

Mientras, Apple cerró con buena nota el cuarto trimestre de 2021. Pese a los problemas de escasez de chips que preocupan a la compañía, el fabricante del iPhone consiguió unos beneficios netos de 34.630 millones de dólares, cifra un 20% superior a la que logró en el mismo período del año anterior. Se trata de un resultado mejor de lo esperado por los analistas y ello a pesar de las dificultades de suministro que sufre. “Tuvimos limitaciones en muchos de nuestros productos”, admitió recientemente el consejero delegado, Tom Cook, que prevé que la situación mejore durante el actual trimestre. El año fiscal de Apple acaba en octubre.

A pesar de que las cuentas de las grandes del sector siguen siendo mayoritariamente sólidas, los valores tecnológicos están muy afectados por la volatilidad en los mercados, ante el temor de que una futura subida de tipos pueda perjudicar a las empresas. La publicación de los resultados del último trimestre ha mostrado que algunas compañías están tendiendo un comportamiento peor de lo esperado, como Netflix, que tiene cada vez más problemas para conseguir más suscriptores, o Pay Pal. Sin embargo, en una nota a los clientes, Mark Haefele, jefe de inversión en UBS Global Wealth Management, dibujaba esta semana un panorama optimista: “En general, las previsiones siguen siendo sólidas, con una subida conjunta de los ingresos para los siguientes meses cercana al 15%”. La carrera de beneficios récord de las tecnológicas no parece agotada. De momento.