Apple ha dejado de vender sus productos en Rusia. No es una decisión humanitaria: es económica

Apple suspendió la venta de sus productos en Rusia el 1 de marzo, seis días después de que comenzase la invasión a Ucrania. Según el comunicado que dio la propia empresa, empezó a hacerlo unos días antes, limitando el servicio Apple Pay a su vez. También eliminó las aplicaciones de Russia Today (RT) y Sputnik de la App Store, aunque no en Rusia. La Unión Europea ya anunció su intención de vetar a estos dos medios al servicio del gobierno ruso.

Aunque en su comunicado Apple explicó que estaba brindando apoyo para la crisis de refugiados, esta decisión no tiene que ver con forzar al gobierno ruso a detener su ofensiva sobre Ucrania, sino con salvaguardar sus finanzas ante el colapso del rublo, que ha perdido más de un 30% de su valor en dólares en las últimas tres semanas.

Radiografía del arsenal nuclear de Rusia: 1.600 armas estratégicas listas para usarse en cualquier momento

Antecedentes dentro y fuera de Rusia

No es la primera vez que Apple toma esta decisión. Hace siete años el rublo también atravesó una crisis justo cuando Rusia apoyó a los separatistas ucranianos, algo que disparó las preocupaciones en torno a posibles sanciones por parte de Estados Unidos ante las acciones militares rusas en Crimea. En esa ocasión, el rublo cayó un 20%, pese a que el banco central disparó la tasa de interés hasta casi un 20% para amortiguar el golpe (igual que ahora)… y Apple también interrumpió sus ventas en Rusia, pese a estar en plena campaña navideña.

Turquía en 2021 o la propia Rusia en 2014 experimentaron una interrupción de las ventas de Apple ante el colapso de sus monedas

Las fluctuaciones monetarias de este nivel tienen un impacto muy negativo en las finanzas de la empresa cuando convierten esa divisa extranjera, el rublo en este caso, a dólares. En el caso de Rusia, sus ventas suponen en torno a un 2% de los ingresos globales de la empresa según algunos analistas.

Por la misma razón, Apple dejó de vender también sus productos en Turquía hace unos pocos meses, en noviembre de 2021. La lira turca llevaba ya meses devaluándose y los precios asfixiaban el margen de beneficio una vez eran convertidos a dólares. En ese momento la experiencia de alguien intentando comprar en la web de Apple fue exactamente la misma que la actual en Rusia.

En la sala de prensa online de la web rusa de Apple tampoco hay referencia alguna a esta medida ni expone ninguna motivación humanitaria. En ese sentido, algunas medidas son de aplicación en Ucrania, como la desactivación de informes de tráfico e incidentes en carretera en tiempo real que la empresa ofrece en Apple Maps, en aras de preservar la seguridad de los ciudadanos ucranianos dejando de facilitar información útil al ejército ruso.

El conflicto de Ucrania se va a cobrar dos víctimas inesperadas: los fertilizantes y el trigo

Las relaciones de Apple en países dictatoriales o en conflicto bélico como Rusia vienen de largo. Ha tenido una singular conexión con China, teniendo que pasar por el aro de sus exigencias para poder vender sus productos. Como también los vende en Arabia Saudí, donde además de inaugurar su primera Apple Store en 2019 se descubrió que existía una aplicación en la App Store, creada por el gobierno del país, que permitía, entre otras cosas, que los hombres saudíes controlasen a sus mujeres mediante geolocalización para prohibirles la salida del país en avión, por ejemplo. En Rusia también tuvo que ceder con el almacenamiento de los datos en iCloud o eliminar la aplicación del disidente Navalny tras una fuerte presión del Kremlin.

Otras empresas están tomando medidas similares a las de Apple, saliendo del mercado ruso, como Nike, que paralizó las ventas “temporalmente” o Adidas, que suspendió el patrocinio de la Unión Rusia de Fútbol. Medidas sencillas motivadas por la devaluación del rublo o por la crisis reputacional en un mercado que no es uno de los principales del mundo.