Apple dejará de reparar los iPhone que se han declarado como perdidos en el registro global de la GSMA

Apple endurece las reglas de reparación de los iPhone para complicar más el “trabajo” de los ladrones. La compañía ha informado a sus empleados y a los de los distribuidores autorizados que se dejarán de reparar aquellos iPhone que se han marcado como perdidos o robados por sus propietarios en un registro global.

Si se configura bien y a través de nuestro ID de Apple, el servicio Buscar nos permite declarar un iPhone (u otro dispositivo) como perdido. En este estado podemos asignar un código de bloqueo adicional y mostrar un texto en pantalla para facilitar que alguien nos lo devuelva. En este estado, el iPhone está completamente bloqueado y no puede usarse. Sólo el dueño puede desbloquearlo con ese código asignado.

Cualquier persona que acuda a una tienda para reparar un iPhone que está en modo perdido tendrá que desbloquear ese modo (aportando las credenciales necesarias). Tal y como me ha confirmado un técnico certificado de Apple que mantendré en el anonimato, no se acepta ninguna reparación con Buscar mi iPhone activado. El cambio que hay ahora es que, además de esa regla, Apple hará uso del registro global de móviles perdidos de la GSMA para comprobar si el iPhone está marcado como robado o perdido.

Este registro utiliza los números IMEI de los dispositivos para poder determinar ese estado, y las operadoras pueden avisar a GSMA para que lo hagan si el cliente reporta ese móvil como robado. Si Apple descubre que un iPhone consta como robado o perdido en el registro de la GSMA, se negará a repararlo incluso con Buscar mi iPhone desactivado. Lo que nos lleva a insistir en que si tienes la mala suerte de perder un iPhone o que te lo roben, informes de ello a la operadora y lo indiques en Buscar mi iPhone lo antes posible.

Es posible que este cambio ya se haya empezado a aplicar en las tiendas. Podríamos tener alguna ligera posibilidad más de recuperar un iPhone robado de este modo… si éste no acaba vendiéndose por piezas en un mercado negro.

Imagen | Li Yan