Temp Mail, una dirección de correo de usar y tirar para suscripciones y otras gestiones en la red: la app de la semana

Cada vez más sitios web nos piden que efectuemos un registro antes de poder acceder a ciertos servicios. Muchas veces ese registro es gratuito y no interviene dinero alguno, pero lo que sí interviene es algo de importante valor: nuestra dirección de correo electrónico. Comunicar este dato sin cierto cuidado puede acabar inundando nuestra bandeja de entrada de mensajes no deseados, afortunadamente Temp Mail nos ofrece una inteligente alternativa.

Conceptualmente la app es de lo más sencilla. Nada más abrirla aparece una dirección aleatoria que podemos usar para recibir mensajes. Cuando hayamos recibido los mensajes de confirmación o la información que nos conviene simplemente eliminamos esa dirección y desaparece por completo. ¿El resultado? Nos hemos suscrito a un servicio para poder usarlo sin tener que dar nuestra dirección real y con la seguridad de que no volveremos a recibir un mensaje de la empresa o servicio.

Con respecto a la interfaz, la app es también muy sencilla. Tres pestañas: la primera con la dirección que se nos ha asignado y la posibilidad de cambiarla por otra nueva aleatoria. La segunda para comprobar los mensajes recibidos, leerlos y hacer clic en los enlaces que nos convengan. La última, centrada en las características Premium, nos permite personalizar la dirección.

Una pausa para hablar de este plan Premium. La app es gratuita para utilizar y solo ofrece este plan superior si necesitamos ciertas funcionalidades muy concretas. El plan gratuito tiene tres limitaciones principales, pero no evitan un uso más que satisfactorio de la app:

Aclarados estos tres puntos, podemos ver que la app es plenamente funcional y tremendamente útil en su versión gratuita. Veamos un ejemplo de uso: abrimos la app y esta nos genera un nuevo buzón de correo; tocamos Copiar y nos registramos en cierto servicio; recibimos el mensaje de confirmación y hacemos clic en el enlace; tocamos Cambiar para dejar la app lista con una nueva dirección para cuando queramos volver a usarla. Así de simple.

Con este sistema podremos registrarnos en ciertos servicios que no nos ofrezcan garantía suficiente de que no recibiremos spam en nuestra dirección principal. Por supuesto este servicio no sustituye a un alias de iCloud, por ejemplo, para las suscripciones de mayor confianza y de las que necesitamos seguir recibiendo las notificaciones y envíos, pero nos permite dejar muchos mensajes no deseados fuera de Mail.