RockBox Bold M y L, análisis: la alternativa económica a otros altavoces es quizás la más práctica

Desde hace ya más de un año, vivimos en un mundo en el que todo el mundo quiere tener altavoces inteligentes. Y la oferta no es escasa: además del HomePod de Apple con Siri tenemos los Amazon Echo con Alexa, o los Google Home con su correspondiente Assistant. Todos son altavoces pensados para estar fijos en una mesa, enchufados a la corriente y permanentemente conectados a internet.

Este fenómeno ha provocado que los altavoces que dominaban el mercado antes, los portátiles con batería, como los de la serie Boom de Logitech/UE, queden en un segundo plano. Pero compañías como Fresh´n Rebel nos quieren demostrar que ese mercado no está perdido poniendo encima de la mesa modelos como los Rockbox Bold. Vamos a comprobar si estos altavoces portátiles siguen siendo válidas para aquellos casos en los que quieras llevarte un altavoz fuera de casa.

Empecemos por ver las características técnicas de los Rockbox Bold:

La apariencia de los Rockbox Bold, tanto el M como el L, es robusta. El tejido que recubre todo el altavoz es mullido pero resistente, y todos los acabados son buenos. Se nota especialmente en la cinta que hay en su parte superior, pensada para poder colgarlos donde queramos: está sujeta a un tornillo metálico y la misma cinta tiene el grosor suficiente como para que lo consideremos fiable. Puedes verlo en la imagen superior.

El botón de encendido y el de activar la conexión mediante Bluetooth se encuentran en la base del altavoz, de modo que hay que levantarlo para encenderlo. Una decisión de diseño que hace que esa operación sea algo incómoda, aunque al mismo tiempo protege esos botones de pulsaciones involuntarias (los niños pueden tocarlo y encenderlo/apagarlo sin querer, por ejemplo).

Tenemos el resto de los botones en uno de los laterales del altavoz. Aquí hay que dar un punto muy positivo para los Rockbox Bold: mientras otros altavoces tienen muy pocos botones que dependen de aprendernos pulsaciones más largas o cortas, en este caso tenemos botones individuales y cómodos para reproducir/pausar, subir/bajar el volumen y avanzar o retroceder de canción. Son cinco botones cuando la mayoría de altavoces equivalentes tienen dos, uno o hasta ninguno pasando a depender enteramente del teléfono.

Si volvemos a la base del altavoz, allí también vamos a tener tres puertos más: un jack de 3,5mm para utilizar auriculares tradicionales, el puerto de carga mediante microUSB y un puerto USB-A. Otro punto positivo: ese puerto USB-A se puede usar para poder cargar los iPhone y otros dispositivos como los AirPods o el Apple Watch si tenemos sus correspondientes cables a mano. Así, los Rockbox Bold pueden usarse también como baterías externas en caso de necesidad. Todos estos puertos están protegidos mediante una tapa que queda bien fijada (de hecho sacarla es a veces algo costoso).

En el caso de la carga mediante puerto MicroUSB echamos de menos que sea USB-C. Es el puerto al que toda la industria se dirige ahora mismo, y nos daría la oportunidad de cargar los altavoces en menos tiempo. Es más, con un único puerto USB-C podríamos ahorrarnos el puerto USB-A de carga de dispositivos, ya que esa conexión podría servir para recibir y aportar energía.

La resistencia IPX7 hace que podamos utilizar este altavoz en la playa, permitiendo que se moje o quede expuesto a la arena sin preocuparnos de que sufra daños. Ese mismo estándar también nos dice que lo mejor es no sumergirlo intencionadamente: puede resistir inmersiones accidentales durante un máximo de media hora y a un metro de profundidad como máximo. Si se te cae a la piscina no pasa nada, pero no lo conviertas en un hábito.

En cuanto a la carga, he podido comprobar como ésta se ha hecho en pocas horas tal y como marcan las especificaciones. De autonomía también aprueban, ya que he podido reproducir canciones durante horas y horas con la batería agotándose acorde con las 15 horas totales de autonomía que prometen. Por supuesto, esta carga se merma si decidimos utilizar los altavoces para cargar nuestro iPhone.

Es quizás en la calidad de sonido donde los Rockbox Bold tienen su punto más flaco. El aspecto de los altavoces hace que creas que tienen altavoces repartidos por todos sus laterales, pero se aprecia muy fácilmente que los altavoces centrales están sólo en uno de esos laterales. Eso hace que la calidad de sonido varíe mucho dependiendo de cómo coloques los Rockbox Bold, teniendo que acostumbrarte a girarlo hasta que notes que escuchas la música mejor porque has encontrado el lado en el que se encuentran los tweeters.

No es que la calidad de sonido sea mala, ni mucho menos. Es más que suficiente para escuchar música y podcasts en interiores y exteriores, con una potencia que hará que no te atrevas a poner el volumen ni siquiera al 75% de su potencia para no perjudicar tus oídos. Es simplemente que si comparamos esa calidad con la de un UE Wonderboom, notas mejores graves y un ecualizador ligeramente más equilibrado.

Hay que tener en cuenta, insisto, en que estamos ante un altavoz portátil pensado no para obtener una calidad excelente de sonido si no para obtener comodidad y portabilidad. No hay que comparar la calidad de sonido de estos Rockbox Bold con la de unos HomePod pensados para estar permanentemente en un sitio, porque es clarísimamente muy inferior. La comparativa debe hacerse con otros altavoces portátiles y con batería, y en este caso insistimos en que la calidad de sonido es suficiente pero mejorable.

Y finalmente tenemos la ventaja del precio, que consideramos bien equilibrado: los Rockbox Bold son muy accesibles teniendo en cuenta el precio de 79,99 y 99,99 euros respectivamente. En comparación los UE Boom 3 cuestan 113 euros, y el HomePod 329 euros. Eso hace que mi conclusión al respecto de estos altavoces sea que son una alternativa económica y muy útil para quien quiera esa flexibilidad de tener muchos botones de reproducción y además poder cargar nuestros smartphone y otros dispositivos. Eso es algo que los altavoces de UE, por ejemplo, no tienen.

Si quieres calidad de sonido por encima de todo, no aconsejo la compra de los Rockbox Bold. Si lo que quieres es un altavoz con una calidad de sonido decente que resista caídas y líquidos y que además pueda usarse como batería externa, entonces los Rockbox Bold son una elección muy adecuada que no va a suponerte un gran desembolso de dinero.