Permute, análisis: convertir audio y vídeo en nuestro Mac es tan fácil como arrastrar y soltar

Convertir audio y vídeo entre diferentes formatos es algo que puede ser complicado, incluso imposible, según con qué herramientas contemos para hacerlo. Es cierto que en la era del streaming es una operación menos común, también es cierto que ciertos flujos de trabajo nos llevarán a hacerlo varias veces al día. Ya se trate de una conversión puntual o de algo recurrente poder contar con la mejor herramienta para la tarea es puntual. Hablemos, pues, de Permute, el conversor con el que solamente es necesario arrastrar y soltar.

Cuando abrimos Permute por primera vez puede llamarnos la atención el hecho de que su interfaz apenas muestra ninguna información. De hecho, no es para menos, todo lo que tenemos que hacer para convertir un archivo de vídeo o audio es arrastrarlo a la ventana, presionar Comando (⌘) + S y esperar a que se complete el proceso. Así de fácil.

Pasados unos minutos, según el tamaño y formato, tanto de origen como de destino, del archivo que estemos transformando, encontraremos el archivo ya convertido junto al original, listo para que lo desplacemos o utilicemos como más nos convenga.

Para mí, Permute basa su éxito en tres pilares: velocidad, eficiencia y facilidad de uso. La velocidad es uno de los factores más importantes a la hora de escoger uno u otro conversor. Sin querer comparar todas las apps disponibles en el mercado, ni el rendimiento a la hora de convertir entre los cientos de formatos posibles, tengo que decir que en las pruebas realizadas, principalmente en vídeos en formato mp4 y H.265, he notado hasta un 50% más de velocidad que en otras alternativas.

De poco nos sirve la velocidad si el ordenador queda inservible mientras realizamos la conversión. Convertir de un formato a otro puede representar un esfuerzo importante para nuestra máquina. En este sentido, Permute nos ofrece un ajuste para graduar qué cantidad de recursos puede utilizar la app. Dividido en Bajo, Medio, Alto o Ultra, podemos escoger el perfil que más nos convenga. Cierto es que la duración de la conversión aumentará, pero por lo menos podremos seguir utilizando el ordenador mientras. Al final, de poco nos sirve convertir cierta película en solo 45 minutos si durante ese tiempo el Mac no responde a nada más.

El tercer pilar está en la facilidad de uso. Este punto va más allá de que solamente es necesario arrastrar y soltar para crear una conversión. Radica, principalmente en la gran colección de perfiles de conversión que la app nos ofrece. En su primer arranque Permute nos invita a seleccionar dispositivos. La lista es realmente larga, desde el iPhone 8 hasta el Apple TV 4K pasando por móviles Android, televisores, consolas, etc. Una vez elegidos, estos serán los formatos a los que podremos elegir convertir el contenido.

Con este enfoque no necesitamos saber cuál es la resolución ideal para un iPhone 13 Pro o cuál es el mejor formato de audio para el Apple TV de tercera generación, simplemente elegimos el dispositivo y la app se ocupa del resto. ¿Necesitamos más personalización? Podemos personalizar casi cualquier variable.

Ya necesitemos convertir archivos de audio o vídeo de forma regular o solo queramos disponer de una herramienta para aquellos momentos en los que tenemos que cambiar de formato algún archivo, Permute es una de las mejores opciones. Una app que se vende por compra única en la MacApp Store por 14,99 euros. Una app donde solamente arrastramos el archivo a convertir y esperamos, así de fácil.