Luna Display, análisis: así he convertido mi iPad Pro en un monitor externo del Mac

Durante el pasado mes de noviembre los chicos de Astro HQ nos sorprendieron con algo que ni ellos mismos pensaban que sería posible. Su accesorio Luna Display convertía el iPad en el monitor principal del nuevo Mac mini. El combo perfecto, un Mac mini para el hogar y el iPad Pro como ordenador para movilidad que al estar en casa se convierte en el monitor del Mac mini. ¿Era esto algo viable? Tenía que comprobarlo.

No me lo pensé mucho y decidí comprobar por mi mismo cómo de buena era la idea de usar un iPad Pro como monitor externo para el Mac. Un simple stickUSB conectado al Mac hacía que el iPad actuase como monitor del Mac, traía en cierto modo macOS a una pantalla táctil de Apple.

Luna Display es un pequeño accesorio que permite conectar el iPad y el Mac entre sí para que actúe como segundo monitor, es por lo tanto una especie de “cable inalámbrico”. Para que todo funcione correctamente necesitas lo siguiente:

Disponiendo de todos estos ítems, podrás comenzar a utilizar Luna Display. Aquí la idea no es “tener un iPad como monitor”, hay monitores más grandes y que no requieren de tantas cosas para funcionar. La idea es sacarle más partido al iPad, además de las funciones que ya le damos, usándolo también como un monitor complementario del Mac.

Así pues, si te decides por adquirir un Luna Display, sólo debes instalar las apps correspondientes, enchufar el stick en el Mac y ejecutar las apps. En cuestión de segundos verás en el iPad el escritorio del Mac. Desde el propio Mac podremos escoger si utilizarlo como pantalla espejo o como una pantalla secundaria, incluso indicar dónde se encuentra ubicada (a la derecha o a la izquierda del Mac).

Adicionalmente, Luna Display nos permite indicar si se está utilizando en un espacio con varios Mac/usuarios para escoger siempre el correcto. Pero si lo usamos en una red local donde sólo hay un Luna Display, no tendremos que preocuparnos de esto. Y por último, sí, el iPad puede ser el monitor principal si el Mac en el que estamos ejecutando Luna Display no tiene otra pantalla más, es decir, si es un Mac mini.

El funcionamiento de Luna Display no tiene mucho misterio, es idéntico a un monitor externo. Cuando la app se está ejecutando en el iPad el Mac tendrá una segunda pantalla a la que podremos mover ventanas, ejecutar apps a pantalla completa o extender la información para disponer de “más pantalla”. Mientras la app se esté ejecutando el iPad no apagará la pantalla y funcionará simple y llanamente como un monitor más.

La experiencia usando Luna Display durante un par de semanas ha sido desde luego satisfactoria en cuanto a fluidez, uno de los aspectos más temidos. En este sentido depende de varios factores y será diferente para cada usuario: el rendimiento del Mac y el iPad en los que se ejecuta, la calidad del Wi-Fi, las imágenes que se envían…

Si has probado otras apps que transmiten la imagen del Mac al iPad mediante Wi-Fi, olvídate, no es para nada lo mismo. Normalmente para este tipo de conexiones se utiliza una señal por Wi-Fi mediante AirPlay o enviando la imagen de forma indirecta mediante un servidor externo. Luna Display utiliza una tecnología propia llamada LIQUID Technology. ¿Cuál es la diferencia? Que se integra mejor para sacar el máximo partido a una conexión inalámbrica y el hardware al que se conecta.

Con LIQUID Technology y gracias a que el Mac realmente transmite la información por un puerto físico, Luna Display puede hacer uso de varias prestaciones extra del Mac. Por ejemplo ofrece una latencia mucho menor o utiliza la aceleración por GPU para distribuir el trabajo. ¿El resultado? En mi caso una experiencia más fluida que con otras apps que he probado estos días. Es realmente como si tuvieses un monitor al uso conectado por cable al Mac.

Usar el iPad como monitor externo del Mac está bien, pero… ¿por qué limitarse a usar sólo su pantalla? A diferencia de un monitor tradicional, el iPad tiene una pantalla táctil y también se le puede conectar un teclado externo. Luna Display aprovecha esto para que tengas lo más parecido posible a un macOS en el iPad. Desde el mismo iPad puedes interactuar directamente con el sistema operativo del Mac sin tener que depender del teclado, el ratón o el trackpad del Mac.

Cuando pulsas sobre la pantalla el puntero se desplaza donde has pulsado, cuando vuelves a pulsar hace un click. Si bien es cierto que el funcionamiento es un tanto raro, porque un puntero no está pensado par funcionar en una pantalla táctil, es una opción viable. En cuanto al teclado no hay mucho misterio, si nos encontramos en un campo de texto, automáticamente podremos empezar a escribir con el teclado externo conectado al iPad como si fuera con el teclado del Mac.

En otras palabras, puedes llevarte el iPad al sofá por ejemplo y trabajar desde ahí en el Mac. No es tan cómo como hacerlo desde el propio Mac (por la ausencia de un trackpad o ratón), pero sí que es una opción factible si en momentos concretos necesitamos desplazarnos del escritorio y no podemos llevarnos el Mac con nosotros (bien por no ser portátil, bien por cualquier otra razón).

Entonces, ¿cuáles son las conclusiones de usar Luna Display? La idea con la que me quedo al final es que si quiero sacarle más partido al iPad teniendo el Mac, es un accesorio perfecto. En ocasiones puntuales las 27 pulgadas del iMac se me quedan cortas, nunca me he planteado comprarme un monitor externo sólo para eso, pero el iPad cumple perfectamente en estas situaciones. No se trata de elegir la combinación iPad+Luna Display antes que un monitor externo, sino de elegir Luna Display si ya tienes un iPad.

Durante estas últimas semanas he estado trasteando a diario con Luna Display, el stick ya tiene un puesto permanente en mi Mac, y no he tenido problema alguno de momento. Además, ver un puntero en el iPad o Finder en la tablet de Apple es el sueño cumplido de muchos. Aunque hay truco.

Luna Display se puede adquirir desde la página web oficial. Su precio es de 79,99 dólares, independientemente de si escogemos la opción con USB-C o Mini DisplayPort. Aparte del stick en sí, no debemos pagar por nada más pues tanto la app para iPad como la app para Mac son gratuitas.

Luna Display han sido cedido para la prueba por parte de AstroHQ. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas.

Más información | Luna Display