Batería Boost Charge 10K de Belkin, análisis: todo un centro de carga que puedes llevar contigo cómodamente

Sólo hace falta ver cómo de rentable va el negocio de baterías externas para comprobar que se han convertido en el accesorio indispensable para muchas personas. Los móviles avanzan y mejoran a un ritmo vertiginoso, pero seguimos usando una tecnología de baterías con décadas de antigüedad. Hasta Apple se ha subido al carro con su batería MagSafe.

Y a más demanda de energía, más potencia han ido adquiriendo estas baterías. Lo vimos con Mophie, y ahora tenemos la oportunidad de verlo con la Boost Charge de Belkin y sus opciones. Con ella tenemos autonomía extra, pero también versatilidad. Veámoslo.

Lo primero que puedes apreciar de la Boost Charge 10K es su diseño con bordes redondeados. Parece secundario, pero permite un agarre cómodo con la mano. La parte posterior tiene acabados en un plástico rígido duro del que tampoco tengo ninguna queja, con la parte frontal recubierta de un material con un tacto similar al de la silicona que usa Apple en sus fundas. Es agradable, aunque atrae fácilmente partículas de polvo y suciedad.

El anillo MagSafe en el que se alinea el iPhone para cargarse está claramente señalizado en esa superficie, y una hendidura superior deja un hueco perfecto para la protuberancia de las cámaras. He estado haciendo mis pruebas usando un iPhone 13 Max, de modo que la batería queda escondida bajo él (debe de ocurrir lo contrario con el iPhone 13 mini, por ejemplo).

En el lateral inferior tenemos dos puertos: un USB-C y un USB-A clásico. Con este último podemos cargar un iPhone adicional o cualquier otro dispositivo al que puedas conectar allí, mientras que el puerto USB-C también sirve para cargar la propia batería además de cargar más terminales.

Por lo tanto, puedes cargar hasta tres dispositivos diferentes (dos con cable y un iPhone usando MagSafe) o bien puedes conectar la batería para que se cargue y además sirva de base de carga para dos dispositivos más. Da mucha versatilidad, que es justo lo que más se pide en baterías de este tipo.

En cuanto a la autonomía, los 10.000 mAh me permiten cargar toda la batería de mi iPhone 13 Pro Max a una velocidad más que decente (se notan los 7,5W) y aún sobra algo más de carga para quizás darle un empujón a los AirPods. Si cargas más dispositivos al mismo tiempo esa capacidad de carga se reduce, pero aún así es suficiente para salvarte un día en el que tengas que depender del móvil.

El cable que se incluye es un USB-C a USB-C de un metro, una longitud adecuada para llevarlo en la mochila sin que abulte demasiado, aunque siempre podemos utilizar el cable USB-C de otro dispositivo (como por ejemplo el de un iPad Pro) para poder cargar la batería sin problemas. No se incluye un adaptador de carga, pero a la altura a la que estamos no voy a quejarme: el propio adaptador de Apple o cualquier otro que podemos adquirir sirve sin problemas.

Lo que sí que no recomiendo es usar el móvil con la batería conectada detrás, ya que con el ejemplo del iPhone 13 Pro Max llegas a tener más de medio kilo en tus manos. Lo mejor es conectar el iPhone a la batería sólo cuando no lo usemos, para más comodidad.

La base MagSafe también es capaz de cargar unos AirPods de segunda generación en su estuche, y sirve para cargar cualquier otro iPhone o smartphone con carga Qi aunque los imanes de MagSafe dejan de funcionar.

Curiosamente me he sorprendido a mí mismo usando esta batería no como cargador auxiliar, si no más como una base de carga para usarla durante el día. Como el iPhone 13 Pro Max tiene tanta autonomía, he pasado de cargar el teléfono durante la noche a hacerlo siempre que esté trabajando en mi escritorio. La Boost Charge 10K cumple muy bien como base de carga, sobre todo porque puedes evitar tener cables estorbando. En todo caso, que sea la propia batería lo que dejas cargándose durante la noche.

Seguramente no haría esto si en vez de tener un iPhone 13 Pro Max tuviera un iPhone 13 mini, requiriendo más cargas durante el día o una carga completa durante la noche. Pero aún así, la capacidad y todas las posibilidades de uso me permitirían estar tranquilo para poder elegir la rutina de carga que yo prefiera.

Viendo toda esta compatibilidad y flexibilidad de uso, recomendaría esta Boost Charge 10K para quien tenga cualquier modelo de iPhone 12 o bien un iPhone 13. Si tienes un iPhone más antiguo y no consideras planes de renovarlo, te diría de buscar una batería con una capacidad semejante sin MagSafe y así tener algo más universal.

Pero si por otro lado quieres una batería especialmente diseñada para tu iPhone 12 o 13, con versatilidad, alternativas de carga para más dispositivos y una capacidad superior a la MagSafe Battery oficial, esta Boost Charge 10K es una buena opción si no te importa su peso.