Qué es y cuándo utilizar la reducción del nivel de graves de nuestro HomePod

Parece mentira la potencia de sonido que son capaces de emitir nuestros HomePod. Una potencia que, en la mayoría de casos, agradecemos y apreciaremos, pero que a determinadas horas y en determinadas circunstancias puede ser demasiada para otras personas que tengamos cerca.

Ya sea para la persona que está en la otra habitación o en el otro piso, un ruido demasiado fuerte puede ser excesivo. El tema está en que bajar el volumen no siempre es la mejor solución. A un volumen demasiado bajo la música, o el diálogo de una película, puede no entenderse bien en la misma sala donde el HomePod se ubica, pero molestar en otras habitaciones.

La razón de este extraño comportamiento está en los bajos. Estos son mucho más penetrantes que los sonidos más agudos, llegan más lejos, y no siempre se reducen tanto como querríamos al bajar el volumen. Consciente de esta situación el HomePod nos ofrece una opción para reducir estos graves.

Con esta opción podremos disfrutar el contenido a un volumen que oiremos bien y, al mismo tiempo, no incordiaremos a las personas que nos rodean. Esta reducción de bajos requiere iOS 15 y podemos llevarla a cabo tanto en el HomePod original como en el mini, los pasos para ello son los siguientes:

A partir de aquí el algoritmo de audio computacional del HomePod se ocupará de reducir los sonidos de frecuencia más baja, los graves, para que el resultado se oiga notablemente menos fuera de la habitación en la que se encuentra el altavoz.

Decir, sin embargo, que la diferencia en el tipo de sonido con la opción de bajos reducido o no, es bastante notable. Por ello seguramente querremos volver a desactivar la reducción de bajos una vez hayamos terminado de ver la película o escuchando el podcast. Por suerte podemos hacerlo muy fácilmente según nuestras necesidades.

Imagen | James Yarema