¿Efectivo con Apple Pay? Claro, solo tenemos que acercarnos a un cajero

Apple Pay simplifica enormemente el que tener que pagar por servicios y productos en los establecimientos que visitamos. Pero ¿y cuándo necesitamos dinero en efectivo? Apple Pay también nos permite sacar dinero de un cajero y todo sin llevar la tarjeta de crédito con nosotros.

Gracias a Apple Pay podemos movernos cómodamente, y pagar todo lo que necesitemos, sin tener que llevar la cartera con nosotros. Eso es posible gracias a la cantidad de comercios y establecimientos que aceptan pagos mediante tecnología contactless.

Durante el proceso de configuración de Apple Pay la entidad bancaria nos facilita una tarjeta virtual conectada a nuestra cuenta. Esto significa que, además de nuestra tarjeta de crédito o débito física emitida por nuestro banco, disponemos de una tarjeta virtual para nuestro iPhone, otra para nuestro Apple Watch, etc.

Los datos de pago de una tarjeta física están almacenados en el chip de la misma tarjeta. En el momento en el que dicha tarjeta física se acerca al datáfono las ondas de radio emitidas son suficientes para dar electricidad a la tarjeta y permitirle emitir los detalles de la misma para formalizar el pago.

Cuando activamos Apple Pay en nuestro iPhone o Apple Watch lo que hacemos es que el chip NFC de nuestro dispositivo emita la información de nuestra tarjeta. ¿De qué tarjeta? De la tarjeta virtual, vinculada a nuestra cuenta igual que la tarjeta física, que descargamos en el momento de configurar Apple Pay en nuestro teléfono o reloj.

Todo esto nos lleva a algo muy importante. Cada uno de nuestros dispositivos contiene una tarjeta de débito o crédito emitida por nuestro banco. Y esto es lo que debemos tener en cuenta en el momento de pensar en retirar dinero de un cajero. Cada vez más cajeros cuentan con un lector NFC, también llamado Contactless, por lo que podemos usar nuestro iPhone o Apple Watch para sacar dinero de los mismos.

El proceso es tan simple como acercarnos al cajero, activar Apple Pay en nuestro iPhone o Apple Watch y acercar nuestro teléfono o reloj al lector NFC del cajero. Nuestra entidad bancaria nos identificará justo del mismo modo que si introdujéramos nuestra tarjeta física en la máquina y nos permitirá operar con toda normalidad. Esto significa, en pocas palabras, que nuestro iPhone o Apple Watch nos permite obtener efectivo en casi cualquier punto del territorio.

¿Y si el cajero en cuestión no cuenta con NFC? También tenemos recursos. Es cierto que es algo realmente poco habitual, pero cabe la posibilidad. La gran mayoría de bancos ofrecen la opción de identificarnos en el cajero mediante SMS. Esto significa que podemos teclear nuestro teléfono, la entidad nos envía un mensaje y, al introducir el código que hemos recibido en el cajero, este comprueba que somos nosotros y nos permite operar.

Este sistema, dependiendo de la entidad, puede, o bien no estar disponible en absoluto, o tener restricciones en las cantidades que podemos retirar. Aun así nos ofrece una opción más en un caso de necesidad.

Visto lo visto está claro que llevar nuestras tarjetas en el iPhone o el Apple Watch nos permite mucho más que pagar por un producto de forma rápida y segura. De ser necesario podemos acceder a efectivo de una forma muy cómoda.