Así puedes descargar Wordle en iPhone para jugar gratis y sin conexión hasta 2024

Wordle, el juego de adivinar palabras de cinco letras, ha tenido el éxito que ha tenido por una razón sencilla. Es un juego gratuito, sin publicidad, sin compras integradas y sin intención de hiperestimular a nadie dosificando las partidas cada 24 horas. Su creador lo hizo sin ansias de ganar dinero, como regalo para su pareja. Y en una época de suscripciones, compras integradas y publicidad interminable algo como Wordle ha sido un soplo de aire fresco y un recuerdo del internet de antaño.

Y es por eso que el siguiente paso inevitable era que alguien comprara ese juego. Wordle ha sido adquirido por el New York Times por algo más de un millón de dólares, poniendo en duda el futuro del juego. Pero tranquilos, porque podemos descargarlo y disfrutar de él hasta 2024. Vamos a ver cómo hacerlo.

Wordle es una página web, no es una aplicación que podamos descargar de la App Store y conservar sin más. Pero hay un truco: todo el juego de Wordle está concentrado en un sólo archivo HTML y algo de JavaScript. Y en él ya están acumuladas todas las palabras que tendremos que adivinar de aquí a 2024. Así que como mínimo tenemos unos dos años de entretenimiento.

¿Cómo podemos descargar ese HTML en el iPhone? Con una aplicación llamada iSaveWeb Lite que podemos descargar gratuitamente desde la App Store.

En ella podemos cargar la dirección URL de Wordle (https://www.powerlanguage.co.uk/wordle/) y guardarla como vemos en las siguientes capturas. Basta con pulsar el botón ‘+’, introducir la URL en el campo de texto superior, pulsar en SAVE y seleccionar la descarga en formato HTML y no PDF:

De este modo tendremos Wordle guardado permanentemente en nuestro iPhone y dentro de iSaveWeb, sin necesidad de tener conexión a internet para jugarlo. He hecho la prueba con la versión española de Wordle y también me ha funcionado, aunque no he tenido esa suerte con la versión catalana. Aún no sabemos qué cambios aplicará New York Times a Wordle ahora que es de su propiedad, pero por si acaso podemos tener el juego original a buen recaudo.